Conectate
JOSE-LUIS-SANTOS-MARTINEZ

SIN PLAN DE CONTINGENCIAS PARA CICLONES

19 de Mayo 2017

Por: José Luis Santos Martínez.

La gente de Nuevo León sabemos la importancia del Agua. Aquí sabemos que así como llueve mucho en nuestro estado, también hay sequías muy largas y somos conscientes de la importancia de cuidar el vital líquido.

A nivel nacional, somos de las entidades con menor promedio de consumo, con menos de 200 litros por habitante. Aquí se han hecho grandes obras para el suministro del agua a nuestra área metropolitana y de la zona rural del estado en donde se requiere para la agricultura y la ganadería en las zonas norte y sur de nuestra entidad.

Las presas de la Boca, El Cuchillo y Cerro Prieto son muestra de ello, pero ante el crecimiento de nuestra mancha urbana y de los requerimientos de la zona rural, se contemplaron proyectos alternos para evitar la falta del vital líquido en un futuro en todo Nuevo León.

Fue así como la pasada administración estatal anuncio con bombo y platillo el Proyecto Monterrey VI que traería agua desde el Río Panuco con una mega inversión que hipotecaría los recursos públicos de futuras generaciones.

Hubo muchos cuestionamientos sobre Monterrey VI: el alto costo de la inversión que rondaría los 47 mil millones de pesos y la adjudicación a un consorcio que encabezaría la constructora Higa, conocida por su cercanía con la Presidencia de la República.

El Gobierno de Jaime Rodríguez Calderón se tardó más de un año en cancelar finalmente este controvertido proyecto y desde entonces ha manejado la creación de un plan hídrico alterno para garantizar el suministro del agua en Monterrey.

Hoy, a más de un año y medio del inicio de la gestión de Jaime Rodríguez, esta es una promesa más que no le ha cumplido a la ciudadanía, y es fecha que no tenemos la menor idea de que contempla el plan alterno al Monterrey VI.

Es fecha que nadie sabe de dónde se va a traer el agua, cuánto nos va a costar, ni cuáles son los beneficios de este proyecto en comparación con Monterrey VI. Es más, para no ir muy lejos, es fecha que nadie sabe si existe este plan alterno a Monterrey VI.

Esta semana inició oficialmente la temporada de Ciclones en México, en dónde se prevé la llegada de 17 fenómenos meteorológicos, entre huracanes, tormentas tropicales y depresiones, pero solo 11 de estos podrían tocar tierra en el norte del país, actividad que es mucho menor que la registrada en años anteriores.

Según la información del Sistema Meteorológico Nacional y la Comisión Nacional del Agua, con la llegada del primer huracán, de nombre "Adrián", se dio inicio formalmente a la temporada de lluvias y ciclones en el país, aunque se espera que sea hasta el próximo mes de junio cuando los primeros huracanes afecten al océano Atlántico, que son los que afectan principalmente a los estados de Tamaulipas, Nuevo León, Veracruz y la zona sur de Estados Unidos.

Pese a ello, en el vecino Estado de Tamaulipas ya se iniciaron las primeras acciones preventivas ante los pronósticos de que sean cerca de 11 los fenómenos meteorológicos que toquen puerta en la entidad.

Según los especialistas, la cantidad de tormentas pronosticadas para este año es "muy baja".

Hasta el momento, el Gobierno de Nuevo León no ha instalado la mesa de Protección Civil que se instalaba previo a las épocas de lluvias para tomar decisiones preventivas.

Cabe recordar que Nuevo León ha sufrido escasez de lluvia en la última década, incluso pese a la llegada del huracán "Alex" en 2010, que trajo abundantes lluvias, incluso superiores a las dejadas por el huracán Gilberto a finales de la década de los años 80.

Como representante de la zona norte del Estado, estamos muy preocupados por esta grave situación y queremos aprovechar el arranque de la temporada de lluvias para pedirle al Gobernador Jaime Rodríguez y a su administración un informe pormenorizado del plan alterno a Monterrey VI para que la ciudadanía este tranquila y no vayamos a estar sufriendo por la falta del agua en un futuro no muy lejano.

Nuestro campo tiene demasiadas necesidades y no soportaríamos una grave sequía sin un plan de apoyo por parte de todas las instancias de gobierno, incluyendo el suministro del vital líquido para el riego en el norte y sur de Nuevo León.