Grupo Legislativo
Partido Revolucionario Institucional

Portal Oficial

PRI

¡QUE VIVA MARIANO ESCOBEDO!

17 de Enero 2014

GUSTAVO-FERNANDO-CABALLERO-CAMARGO-glpri

Autor: Grupo Legislativo PRI

Hay que fundar escuelas en las que inspiren a la juventud ideas de patriotismo y amor a los héroes.

Frase tomada del idealismo de un destacado militar mexicano y político liberal, a quien hoy celebramos por lo que sería su 188 aniversario de vida, aquí, en su tierra abonada por sus pensamientos democráticos y revolucionarios, y el sol acogedor para las tierras campesinas.

Luchador incansable de superación, no tuvo la misma oportunidad de sus hermanos de tener una educación fortalecida, pero esto no fue un impedimento que mermara su sed de conocimiento. Al ser el menor de los hijos se vio obligado a ayudar a su padre en el sustento familiar, de donde obtuvo experiencia de arriero, comerciante y agricultor.

Conocido como un experto jinete y conocedor de estrechos de los montes y sierras que acostumbraba a recorrer, fue incorporándose a las actividades militares, y fue partícipe en la defensa de nuestra patria durante la invasión estadunidense en el año 1846, en donde se enlistó como soldado raso, ésta solo sería su primera intervención en el resguardo del suelo mexicano.

Participó en los combates de la Purísima, Tenerías y Cerro del Obispado, en la batalla del 47, posteriormente combatió en la Batalla de la Angostura y en la acción del Cañón de Santa Rosa, sorprendiendo a los soldados estadounidenses, en donde gracias a esta acción Mariano Escobero logró apresar a 37 hombres del ejército invasor que profanaron la tierra mexicana.

Con el término de la guerra y una derrota mexicana, Escobedo se retira de nuevo a sus actividades económicas familiares, sin embargo, su nombre vuelve a resonar más fuerte que nunca en el año de 1854 al ser eslabón promotor en Nuevo León del movimiento de la Revolución de Ayutla que no tenía otro propósito que frenar los abusos y arbitrariedades del Gobierno dictatorial de San Anna.

Siendo con el estallido de esta rebelión que Mariano Escobedo vuelve a la milicia en 1854 apoyando el Plan de Ayutla, luchando en San Luis Potosí, Zacatecas y Nuevo León, se une a las fuerzas del General Santiago Vidaurri  en la toma de Saltillo, participando en la conspiración liberal para derrocar a Antonio López de Santa Anna.

Mariano Escobedo, organiza aquí, en su natal Galeana, una compañía, poniéndose al frente de la misma con el grado de Capitán, posteriormente se incorpora a la compañía en las fuerzas del General Vidaurri, combatiendo en el sur de Nuevo León, donde junto con José Silvestre Aramberri, derrotó al General Francisco Güitián.

Terminado el levantamiento social de Ayutla, vuelve a retirarse a la vida privada en su tierra querida Galeana, donde continuo prestando sus servicios al Estado mexicano como jefe de los grupos que preservaban la seguridad de la región.

Ávido de continuar apoyando las causas justas, vuelve al servicio activo en el Ejército Mexicano, durante la Guerra de los tres años, también conocida como Guerra de Reforma.

Fue por  su actuación en la Batalla de Puebla, de donde se obtuvo un resultado importante para los mexicanos, ya que con unas fuerzas consideradas como inferiores lograron vencer a uno de los ejércitos más experimentados y respetados de su época, que Mariano Escobedo ascendió a General Brigadier, combatiendo a los franceses en diversas acciones en el norte del país.

Además recibió el mando del Ejército Republicano en la visita de la ciudad de Santiago de Querétaro en marzo de 1867, y con tal carácter sitió al ejército imperialista de Maximiliano, hecho que repercutió para que el Emperador se rindiera ante Escobedo, siendo pieza importante en la historia para dar paso a una nueva forma de gobierno, a un nuevo porvenir a nuestro país, a un gobierno juarista, y fue precisamente el Presidente Benito Juárez, quien lo nombró comandante general de la zona del norte de México.

Con lo anterior llegó a ser el Jefe de Operaciones del Ejército Republicano durante el Gobierno Reformista, con un República restaurada, después de la caída de Querétaro, este ilustre personaje liberalista fue dos veces gobernador de San Luis Potosí, pero también de, Nuevo León.

Encabezó el Poder Ejecutivo de nuestro Estado del 13 de abril al 01 de junio de 1865 y en un su segundo periodo del 6 al 18 de agosto de 1866, para continuar impulsado los ideales, aquellos que abrazo en sus luchas civiles.

Reconocido en la Rotonda de las Personas Ilustres por su mérito político, de defensa heroica a la patria y sus contribuciones al desarrollo económico, social y cultural del país, fue Presidente de la Suprema Corte de Justicia Militar, así como Ministro de Guerra en 1876, en donde combatió los levantamientos porfiristas.

Hasta el último día de su vida contribuyó a formar un país institucional, siendo Diputado en el Congreso General cuando el país lloró su partida. Por su trayectoria y méritos reconocidos el Congreso suspendió por tres días las Sesiones para rendirle los homenajes que solo un Hombre Ilustre puede merecer.

Esta celebración que enmarca hoy las tierras del Municipio de Galeana representa apenas un pequeño realce al nombre del General Mariano Escobedo comparado con  todas las aportaciones que éste gran nuevoleonés impulsó en la formación de un país transformador de un México con instituciones y con desarrollo.

Para nosotros como Diputados del PRI, representantes del Poder Legislativo, es un gran honor acudir a su tierra natal y llevar a cabo nuestra sesión de trabajo para rendir un homenaje merecido a un Nuevoleonés ejemplar, un gran hijo de nuestra tierra.

Agradecemos a las autoridades municipales de Galeana, Nuevo León, por hacernos partícipes a los integrantes del Congreso del Estado en los actos de conmemoración de esta fecha tan importante.

Al Alcalde Juan Antonio Méndez Basaldúa, al Secretario de Ayuntamiento y a todos los miembros del Cabildo, así como a todo el pueblo en general, agradecemos su invitación y las atenciones que se nos han brindado.

De igual manera, reconozco la presencia de los señores representantes del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial del Estado.

Como mexicanos, no nos queda más que trabajar arduamente con el objetivo de lograr día a día un mejor lugar para vivir, con ciudadanos que amen a su patria y quieran un país más justo. Viviendo y actuando como lo hacía Mariano Escobedo.

Reconocemos el legado que el General Escobedo dejó a Nuevo León y a todo México.

¡QUE VIVA MARIANO ESCOBEDO!
PRI

Grupo Legislativo PRI

8150-9500
glpri@hcnl.gob.mx

2021© Grupo Legislativo Partido Revolucionario Institucional, Nuevo León.

Toda la información, imágenes y/o ligas publicadas en este portal son responsabilidad exclusiva del Grupo Legislativo PRI Nuevo León.

Visítanos, el H. Congreso de Nuevo León es tu casa.