Grupo Legislativo
Partido Revolucionario Institucional

Portal Oficial

PRI

DÍA INTERNACIONAL DEL ASPERGER

18 de Febrero 2019

ALEJANDRA-LARA-MAIZ-75

Autor: Grupo Legislativo PRI

Como cada 18 de febrero conmemoramos el DÍA INTERNACIONAL DEL SÍNDROME DE ASPERGER. Esta fecha coincide con el aniversario del nacimiento de Hans Asperger, psiquiatra austriaco que describió por primera vez el síndrome.

El Síndrome de Asperger (SA) forma parte de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA). Es un trastorno del Neurodesarrollo por el cual el cerebro de la persona funciona de manera diferente a la habitual, especialmente en la comunicación e interacción social y en la adaptación flexible a las demandas del día a día y que muchos padres son capaces de identificar en sus hijos entre los 2 y los 7 años, se estima que uno de cada 300 niños nace con esta condición.

En ocasiones las niñas y niños con asperger cuentan con pocas de las herramientas sociales, es por esto que con ayuda profesional oportuna pueden aprender a encontrar su espacio en la sociedad y a comunicarse de la manera más adecuada sin dejar de lado su esencia, sino desarrollando sus habilidades y mejorando aquello que se les es más difícil.

Un diagnóstico temprano puede ayudar a la persona con asperger a mejorar su calidad de vida, a involucrarse más en la sociedad, brindándole herramientas para el futuro y evitar constantes dificultades en su vida diaria, una persona que recibe el apoyo y la educación a tiempo puede funcionar y sentirse parte de su comunidad y hasta quizá hacer aportaciones únicas en su entorno. Romper la barrera de la igualdad para transitar en armonía en una sociedad diversa debe ser un objetivo, ya que no es solo cuestión de derechos, es cuestión de visión social.

La necesidad de que los jóvenes y adultos con Síndrome de Asperger reciban apoyos es básica. Es quizá el momento de tomar en consideración que muchas personas nunca recibieron una atención adecuada (o ninguna atención) y que hoy, permitirles que accedan a planes de inclusión socio-laboral, o a talleres de habilidades sociales, o en suma, a que puedan entender el porqué de sus diferencias, puede significar la diferencia entre poder desarrollar vidas plenas o no. Y esto debe ser una obligación social.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) uno de cada 160 niños tiene un TEA, pero en los últimos 50 años, la prevalencia mundial parece estar aumentando.

Una adecuada identificación y atención temprana, un buen ambiente familiar, una adecuada respuesta educativa, una alta capacidad intelectual y de aprendizaje, son factores que predicen un mejor ajuste social, personal y emocional en la vida adulta.

En nuestro Estado, gracias al esfuerzo de todos los agentes implicados se firmó un pacto por el autismo, de cual derivo que en la legislatura pasada aprobara la Ley para la Atención y protección de las personas con la condición del Espectro Autista y/o Trastornos del Neurodesarrollo del Estado de Nuevo León, con lo que se fortalecieron las estrategias para la detección temprana, atención y desarrollo de las personas que lo padecen.

Consideramos necesario dejar de limitar el tema a la atención de las deficiencias y contemplar la modificación de entornos a partir de las necesidades específicas de cada persona para lograr su inclusión social.

Tomar conciencia sobre las circunstancias de vida de las personas con autismo, contribuirá a facilitar su adaptación, así como a su inclusión y participación en todos los ámbitos sociales.

Hablar de inclusión es hablar de aceptación y convivencia en armonía, es el escenario donde todos los ciudadanos pueden ejercer sus derechos y habilidades y sentirse cómodos con ello. Desafortunadamente la sociedad es poco tolerante a lo diferente. En el caso específico del Asperger puede resultar difícil, para quien lo posee, buscar y encontrar aceptación entre los círculos en los que se desenvuelve, muchas veces por falta de información.

Ser diferente no debe de ser castigado y no debería ser visto como algo negativo, Entender que las diferencias nos hacen únicos y que ayudan a crecer como sociedad, a ampliar horizontes y a construir mejores cosas, es determinante para trazar un nuevo camino a la inclusión social.

México ha avanzado en la cultura de la apertura e inclusión, pero aún existen perjuicios que nos impiden tener tolerancia y empatía. No hay que olvidar que la educación comienza en el hogar, enseñar que todos somos iguales y tenemos las mimas oportunidades por el hecho de ser humanos. Unir esfuerzos en contra de la discriminación nos abrirá las puertas a la pluralidad.

Es tarea de todos lograr que las personas con síndrome de Asperger puedan desarrollarse en ambiente pleno en donde se reconozcan sus derechos por igual.

Muchas gracias.

PRI

Grupo Legislativo PRI

8150-9500
glpri@hcnl.gob.mx

2021© Grupo Legislativo Partido Revolucionario Institucional, Nuevo León.

Toda la información, imágenes y/o ligas publicadas en este portal son responsabilidad exclusiva del Grupo Legislativo PRI Nuevo León.

Visítanos, el H. Congreso de Nuevo León es tu casa.