Gobierno del Estado de Nuevo León
Foto: H. Congreso del Estado de Nuevo León
RETROCEDIENDO VEINTE AÑOS
22 de Febrero 2008

RETROCEDIENDO VEINTE AÑOS

Monterrey, 22 de Febrero 2008

Al más puro y antiguo estilo cetemista, los vecinos deL Municipio de Guadalupe, en particular los del Fraccionamiento Marte, están viendo atropellados sus derechos.

Resulta que por el mes de Noviembre la Presidencia Municipal mando a las familias vecinas inmediatas del primer cuadro de la ciudad ¡un regalo de navidad!: la instalación de un mercado rodante frente a sus casas, frente a sus cocheras y frente a su escuela, contra todo ordenamiento de la ley de educación que prohíbe la instalación de vendedores ambulantes en las afueras de los centros educativos.

El reclamo de los vecinos no se hizo esperar ya que después de 40 años de vivir en paz en su colonia, hoy ven trastocada su tranquilidad, la armonía entre vecinos, la seguridad de su patrimonio y el deterioro de la plusvalía de sus propiedades; como si fuera poco, el tener que soportar la inseguridad que viven diariamente y el estrés causado por la saturación de las vialidades que complican al grado de la desesperación los traslados mas comunes.

Ciudad Guadalupe no cuenta con un reglamento que regule las actividades de este gremio, pues el único que existe es el que data de año de 1991 y que regula los mercados fijos instalados en Terrenos Municipales o particulares como el Mercado de Abastos, por ejemplo, los cuales se encuentran o deberían encontrarse regulados por las disposiciones en materia de construcción y urbanización. El otro reglamento que pudiera aplicarse sería el que regula el USO DE LA VÍA PÚBLICA que data del 16 de Junio de 1995 y por lo tanto es completamente obsoleto pues no contempla ninguna seguridad para los vecinos en el proceso de la instalación de los mercados rodantes y, por ende, tampoco está contemplada la problemática que se origina; quedando el ciudadano en tierra de nadie, a merced de la prepotencia de las centrales obreras que al parecer tienen asegurado la complacencia de las autoridades.

Pero, eso no es todo. Después de dos meses y medio de protestas y de siete escritos enviados a la Señora Alcaldesa Cristina Díaz y de una promesa de retiro del mercado no cumplida, los habitantes de esta colonia, tradicionalmente reconocida por la actividad natural de su ubicación (esta rodeada por la Plaza Municipal, la Preparatoria 8 de la UANL, la Clínica 4 del IMSS, la Ciudad de los Niños, etc.), se han visto agredidos y amedrentados por porros cetemistas reviviendo imágenes que habíamos superado hace más de veinte años.

Al entrevistarnos con el Dirigente de los Mercados en Guadalupe, Mario Guerra, para solicitarle de la manera mas civilizada el retiro de dicho mercado, trató de justificarse diciendo que la gente necesita un espacio para trabajar. ¡Pero si nadie esta en contra de que la gente trabaje! De lo que estamos en contra es que se antepongan los intereses de un Grupo a los intereses de los habitantes de Guadalupe.

Existía un acuerdo de no instalar mercados en colonias establecidas con antigüedad, mucho menos en las del primer cuadro de la ciudad, sino que se daría preferencia a las colonias de nueva creación donde tal vez con la anuencia de los vecinos se les puedan acercar productos debido a que no cuentan con centros comerciales cercanos.

Si la idea, como dicen, fuera apoyar a las colonias, que vayan entonces a instalarse, por ejemplo, al Ejido Las Escobas donde no sólo no cuentan con centros comerciales, sino que no tienen ni siquiera los servicios básicos de agua, luz, pavimento, recolección de basura, etc. y que además por su precaria economía necesitan que les acerquen productos a buen precio. Así apoyarían en realidad a un sector necesitado. ¿Por que no lo hacen? Pues porque no quieren batallar, prefieren ver sus propios intereses sin importarles complicarle la vida a los vecinos.

¡Ahora resulta que los patos le tiran a las escopetas! Ya que quienes realmente pagan los servicios de la vía pública (pavimento, luz mercurial, recolección de basura) son los vecinos, dado que a los mercados no les cuesta absolutamente nada porque de las cuotas que se recaban ahí, el municipio no recibe un sólo centavo, todo va a la central obrera.

Y ¿quien paga todo esto? ¡LOS VECINOS!

¿Saben cuántos mercados tienen estas centrales obreras en Guadalupe?......en la próxima oportunidad se los daremos a conocer...

C. LAURA PAULA LÓPEZ SÁNCHEZ

DIPUTADA LOCAL GRUPO LEGISLATIVO DEL PAN

DISTRITO 14

Visítanos, el H. Congreso de Nuevo León es tu casa.